martes, 9 de octubre de 2012

Lo que lamentamos a la hora de morir...



Estamos a tiempo de reaccionar, no esperemos el final de nuestras vidas…

Bronnie Ware pasó años trabajando en cuidados paliativos, atendiendo a pacientes terminales en sus últimas 12 semanas de vida. Le impactó tanto que decidió contar su experiencia en un blog llamado “Inspiration and Chai”, donde reprodujo los últimos deseos de sus pacientes. El éxito fue tal que al poco tiempo lo plasmó en un controvertido libro titulado “Los cinco mejores lamentos de los que van a morir”. Ninguna mención al sexo, tampoco les importaba irse sin haber probado experiencias vibrantes o no haber cumplido con otros clásicos como escribir un libro o plantar un árbol. Ware habla de la claridad y de la visión espectacular que tiene la gente al final de sus vidas, y cómo podemos aprender de su sabiduría. “Cuando les preguntaba de qué se arrepentían o si hubieran hecho algo de manera diferente, casi siempre me respondían lo mismo. La lista era larga, pero en el libro traté de centrarme en los cinco más comunes”, explica la autora. Estas son las confesiones sinceras y reales de las personas que cuidé en su lecho de muerte.



1. Ojalá hubiera vivido a mi manera. Muchos se quejaban de no haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a sí mismos, sino a lo que los demás esperan de ellos. “Cuando se dan cuenta que su vida está a punto de terminar y miran hacia atrás, es fácil ver cuántos sueños se han quedado en el camino. La mayoría no había cumplido aún ni la mitad de sus sueños y tenía que morir sabiendo que era debido a las decisiones que habían tomado”.

2. Ojalá no hubiera trabajado tan duro. Ware afirma que ésta era la frase más repetida por los pacientes de sexo masculino. Casi todos los hombres que cuidó sufrían por haberse perdido la infancia de sus hijos, la juventud de sus hijos y lamentaban no hacer disfrutado más de la compañía de su pareja. Sentían que habían malgastado tanto sus vidas; comprendieron tarde que no se debe basar la existencia en el trabajo.

3. Ojalá hubiera tenido el coraje de expresar mis sentimientos. A menudo las personas renuncian a sus sueños e ideales por el bien de los demás. Ocultan sus sentimientos con el fin de mantener la paz de su entorno. Como resultado, se conforman con una existencia mediocre y nunca llegan a ser lo que en realidad quieren ser o lo que realmente son capaces de hacer. “El origen de muchas enfermedades tiene relación con la amargura, la frustración y el resentimiento que esto conlleva”, explica Ware.

4. Ojalá hubiera mantenido el contacto con mis amigos. “Casi todos se acordaban de sus viejos amigos y recordaban con pesar los mejores momentos vividos a su lado, lamentando no haber sido capaces de mantener esa amistad con el paso de los años. Querían despedirse de ellos, pero no siempre fue posible localizarlos”, cuenta Ware. “A veces nos sentimos tan absorbidos por nuestras propias vidas, que es como si estuviéramos atrapados y renunciamos a uno de los mayores tesoros de la vida, la amistad. He sido testigo de la profunda pena y arrepentimiento que esto ha ocasionado a mis pacientes, les atormentaba no acerca haber dedicado a sus verdaderos amigos el tiempo y esfuerzo que merecían. Todo el mundo echa de menos a sus amigos cuando se están muriendo”, añade la enfermera.

5. No he sabido ser feliz. Otra revelación sorprendente: muchos de los pacientes no se dan cuenta hasta el final de sus vidas de que la felicidad es una elección. Se quedan atascados en viejos patrones y hábitos. El llamado “confort de la familiaridad” interfiere con su salud emocional. Por eso insisto que uno de los principios claves para la vida es entender que lo único que necesito para ser feliz es una actitud agradecida ante la vida. Que la queja es un imán para la desgracia; nos quejamos tanto de lo poco que nos hace falta que dejamos de agradecer lo mucho que tenemos. Que es fácil agradecer cuando las cosas están bien ¡Por supuesto!, cualquiera lo hace. Pero que, la verdadera gratitud se forja es cuando las cosas están complicadas…

Gino Luzi

30 comentarios:

  1. Querida Mari Carmen, primero decirte que no sé por qué, pero no encontré dónde comentar algo en tu anterior entrada. Quizá lo busqué mas (he estado mala unos días) o quizá no pusiste acceso.
    Bueno, dejando eso aparte, ¡qué razón tienes al decir esas cosas! Claro que no nos va a importar al morir las veces que hemos dejado de practicar sexo, ni las hamburguesas no comidas, quizá sí las puestas de sol que hemos dejado de ver con nuestra pareja por quedarnos mirando la tele. Y no expresar nuestro cariño -y nuestro enfado, cuando es necesario- y no mantener esas amistades tan hermosas que se pierden por culpa de la rutina y la pereza...
    Creo que intento que eso no me ocurra a mí, lo intento cada día, quizá no lo consiga siempre porque nos domina a veces el "bueno, mañana, hoy voy a quedarme aquí..." pero me esfuerzo y me gusta pensar que es bueno hacerlo.
    Un fuerte abrazo, preciosa, y gracias por tus letras siempre.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida amiga como siempre un placer leerte, y esta vez no puedo estar más de acuerdo contigo. Es verdad lo que expones, yo a lo largo de mi vida he visto a muchos de los míos cruzar el umbral y he podido estar allí hasta el momento final y cada uno lo vive de manera diferente pero la lucidez de su pensamiento enriquece y te hace ver que no es un momento trágico sino normal durante el cual uno siente a su alrededor una atmósfera especial y difícil de expresar con palabras. Pero una cosa si he podido constatar, todos esperan ser perdonados y perdonan y en esa luz amorosa se despiden sin más .Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesantes y reales cada uno de los planteamientos, ojala todavía estemos a tiempo para reaccionar.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Hola mi querida Jana.
    Primero comentarte con respecto a lo que comentas de la publicación anterior. No entiendo el motivo, pero resulta que ahora, con este nuevo formato, tengo en cada entrada que configurarlo para permitir comentarios. Antes no me ocurría esto, pero bueno, al menos puedo hacerlo de este modo.

    Con respecto a tu comentario sobre el post publicado cielo,creo que a todos nos ha ocurrido y ocurre como a ti en alguna ocasión que otra. Ante todo somos humanos y venimos a aprender lecciones, y esta seguro es una de ellas.

    Te mando un fortísimo abrazo de todo corazón mi querida niña. Gracias por tu visita cielo.

    ResponderEliminar
  5. Mi querida Ilesin, aunque no me he visto en este caso como a ti te ha sucedido, creo que al final de nuestros días es cuando más cuenta nos damos de todo. Lo que sí puedo decir es que he escuchado muchas veces, sobre todo a las personas de una determinada edad ya, que han perdido su vida,que no han hecho tantas y tantas cosas de las que hubiesen querido hacer... todo lo dejamos "para después", y cuando dejamos tantas y tantas cosas para ese después, al final no acabamos haciendo ninguna, así que creo que mejor nos planteemos un poco todo y vivamos y persigamos esos sueños para hacerlos realidad.
    un fortísimo abrazo cielo preciosa y gracias de todo corazón por tu enriquecedor comentario.

    ResponderEliminar
  6. Mi querida A.K.E., mientras tengamos vida podemos reaccionar, hace falta que queramos hacerlo.
    Un fortísimo abrazo cielo y gracias por tu visita y comentario

    ResponderEliminar
  7. Ha sido un gran placer leerte. Feliz semana para ti.

    ResponderEliminar
  8. Las personas parece que estamos diseñadas para querer siempre más,lo cual nos obliga a la permanente insatisfacción. Incluso al final de nuestra vida, creemos que podríamos y deberíamos haber sido más felices si hubieramos o no hecho esto o lo otro, lo que alimenta nuestra insatisfacción e infelicidad, y nos impide aceptar las cosas como son de forma completa.
    En el momento de nuestra muerte es ya muy tarde reflexionar subre una supuesta posible vida.
    Esto hay que hacerlo todos los días, y cambiar acorde, de lo contrario moriremos aspirando a ser como queríamos.
    Buen post Mari Carmen, un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Mari Carmen,esta entrada me recuerda a mi sobrina recientemente fallecida y quiero decirte que fue una de las pocas personas que vivió como quiso.Ahora que no está entre nosotros hago recuento de su vida y sé que fue así.
    Deberiamos ser leales a nosotros mismos.
    Besos de luz y gracias por la felicitación.

    ResponderEliminar
  10. HOLA Mari Carmen,

    No es facil en la vida llegar a ser feliz..pero es preciso saber vivir!


    Besos

    ResponderEliminar
  11. Olá!
    Grata pela sua visita ao meu blog.
    O seu sempre lindo e com mensagens maravilhosas.
    Grande abraço
    se cuida

    ResponderEliminar
  12. Cuando durante nuestro corta vida no logramos SER, al acercarnos al crítico momento de la muerte seguimos empecinados en SER.
    Es una labor extraordinaria la dedicación de personas que ayudan a los moribundos.
    Porque el pasado no existe, solo hay un infinito presente, donde todos podemos SER ahora, porque el tiempo no se nos acaba, porque debemos seguir trabajando para ser nosotros mismos.
    Un post indicado para reflexionar sobre esos 5 puntos y no dejar para mañana nuestra alegria de SER.
    Un abrazo Maricarmen, ha sido un placer leerte.

    ResponderEliminar
  13. Interesante , realista, llena de contenido esta tu entrada , y muy sabias las palabras de Gino Luzi.
    Respeto a la felicidad , no se es feliz, se "está feliz" en los momentos que sabemos detectar o propiciar, y no dejamos pasar, parando los momentos observando las miradas , deteniendo las sonrisas.
    Me gusta esta tu casa y también la otra .
    Volveré!!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Mari Carmen

    Tienes un regalito en nuestro Farol

    Esperamos tu visita.

    Besitos

    Argos, Tétis y Poseidón

    ResponderEliminar
  15. Querida amiga Mari Carmen,

    Tienes una sorpresa en el farol…

    Pásate por nuestra casa y veras el mimo que te ofrecemos, te lo mereces!

    Besos de tus amigos

    Tétis, Argos y Poseidón


    ResponderEliminar
  16. Hola Mari Carmen. Fue a través del blog de ​​Tetis, que tenía conocimiento de la existencia de tu blog. He venido a hacerle una visita y felicitarla por su hermoso blog. El texto es sin duda una lección de vida. Cuando nos encontramos en una situación de pérdida de alguien o de nuestra propia vida, es que valoramos lo que ellos no hacen, ni a las personas que pasan por alto. Por lo tanto, siempre debemos disfrutar de la vida de la mejor manera posible y dar amor a las personas que más amamos. Lindo texto, como su blog.
    Un fin de semana bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. holaaaaaa mari carmen mi niñaaaaaa hoy me has hecho que quiera analizar mi manera de vivir, mis anhelos que no se han cumplido, tiene mucho de la via diaria que llevamos muchas personas que las metas la dejamos atrás, si que es verdad que la amargura te trastoca no te deja ver las cosas bonitas de la via, un muasckkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  18. Muy bello querida Mari Carmen. Gracias por compartir tantas buenas reflexiones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Muchísimas gracias Maruja.
    un fuerte abrazo y feliz semana preciosa

    ResponderEliminar
  20. Muchísimas gracias por tus siempre reflexivas letras Londonnek.
    Un gran abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
  21. Siento enormemente lo de tu sobrina mi querida Morgana,pero me alegro enormemente de que viviese su vida siendo leal a sí misma. Todos tendríamos que hacer lo mismo, ser fieles y honestos con nosotros mismos.
    Un fortísimo abrazo cielo y gracias por tu visita a este espacio vuestro

    ResponderEliminar
  22. Tenemos que vivir la vida lo mejor que podamos Poseidon, y ser felices, depende mucho de cómo nosotros nos sintamos interiormente. Recuerda aquello de que no es feliz el que más tiene, sino el que sabe ser feliz con lo que tiene.
    Un fortísimo abrazo mi querido amigo

    ResponderEliminar
  23. Muchísimas gracias por tu visita y palabras A VIDA É UM ETERNO APRENDIZADO.
    Un gran y fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  24. Mi querido Salva, el placer es mío de leer tus letras amigo. Me encanta reflexionar sobre todo lo que escribes. Gracias por enseñarnos tanto.
    Un fortísimo abrazo mi querido amigo

    ResponderEliminar
  25. Muchísimas gracias por tu comentario andré de ártabro. Me alegra enormemente que te guste esta casa. Estoy más que encantada con tu presencia en ella.
    un fuerte abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
  26. Muchísimas gracias por ese regalo que de seguida que pueda paso a recoger Argos, Tétis y Poseidón. Un placer leeros de nuevo.
    Un gran abrazo amigos

    ResponderEliminar
  27. Moon Girl, te doy las gracias de todo corazón por tu visita a esta casa. Aunque ando algo desconectada desde hace un tiempo de los blogs, tan pronto pueda te hago una visita. Estoy segura que con tan preciosa reflexión que has dejado sobre la entrada, el tuyo tiene que ser una maravilla.
    Un fuerte abrazo y gracias por tu comentario preciosa

    ResponderEliminar
  28. Mi querida Embrujooooooooooooooooo, que no te imaginas la alegría que me ha dado verte cariño. Me alegra que la entrada te haya servido para reflexionar mi cielo. La vida hay que vivirla y perseguir los sueños que tenemos mi niña, no podemos quedarnos estancados en un pasado, porque al final nos pasa la vida, y vemos todo lo que perdimos con ella al no haberla querido vivir como merece.
    Te quiero mi cielo precioso.
    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
  29. Gracias a ti Azul por tus bonitas palabras y por pasar por esta casa.
    Un fortísimo abrazo amiga

    ResponderEliminar
  30. .



    O cara não sai sem ela.
    Vive por ela, mas quando
    olha o que ela acha que
    não deve, Jesus do céu!
    O mundo vem abaixo...

    Amanhã, no meu blog.

    Espero você.

    silvioafonso





    .

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.