martes, 2 de octubre de 2012

Lo que está escrito...



Se nos ha educado para censurar, para aprobar, para comparar, para justificar, para resistir...

Eso es todo lo que sabemos... Ese es nuestro trasfondo, y cuando nuestro trasfondo reacciona decimos que estamos pensando... Ahora bien, darse cuenta es "percibir y comprender todo el proceso de ese trasfondo..."

Llevas muchos años buscando tu felicidad, allí donde otros te han dicho que puedes encontrarla; has sido fiel a unas creencias, a un comportamiento que otros te han enseñado como el camino cierto que Tú debes seguir para conseguir la felicidad... Realmente ¿has encontrado la felicidad?. No es la hora del desaliento, sino de cuestionarnos nuestro modo de vivir...

Cuando el semáforo de la vida parpadea, no siempre quiere decir peligro, sino ¡Cambio!

Acertar en la vida es comprender como y cuando debemos hacer el cambio... No existe un mundo sin dificultades, pero si podemos aprender a convivir con ellas y a descubrir que espera de nosotros la vida en cada momento de nuestra existencia... No se trata de que desaparezcan todos los síntomas (de la infelicidad), lo que se pretende, es que cada día, se intensifique más la vida; los síntomas irán desapareciendo como hojas secas que caen a su tiempo...

¿Qué importan tres hojas secas cuando todo el árbol está expresando la vida que lleva dentro?

Cuando aprendas a vivir dentro de Ti mismo, comprenderás como se te abre un camino nuevo que te sitúa en un punto desde el cual es posible el cambio; a partir de ese momento todo puede ser distinto... Si lo miras bien, poco importan las circunstancias... Somos nuestro modo de ver, de percibir; todo cambia cuando la mirada se limpia y se libera cualquier condicionamiento que imposibilite la visión directa de la realidad, tal y como ella es, sin dejarnos hipnotizar por los conceptos...

¡Si quieres entrar en contacto con la realidad, tendrás que aprender a trascender los conceptos!
La transformación del ser humano nunca es el resultado de un largo discurso; comienza en el mismo momento en que nos volvemos conscientes de nosotros mismos y nos liberamos de los conceptos...

El poder de los ángeles... aunque muchos todavía dudan de su presencia aún... y cuando se ha hablado hasta el cansancio, la gente sigue dudando... Nuestros sentidos y conciencia son limitados a propósito... Por lo que el poder de los ángeles permanece ajeno a nuestra visión pero al igual que el campo de energía espiritual no lo vemos, pero existe...


2 comentarios:

  1. Gracias por tu preciosa y útil entrada. Los ángeles nos acompañan a cada paso que damos. No pensamos en ellos, no los invocamos ni los nombramos... Qué ingratitud, sin embargo hay que encomendarse a ellos y tenerlos en cuenta siempre. La ayuda que nos prestan es inconmensurable. Besos alados.

    ResponderEliminar
  2. Mari Carmen, aquí he entrado, ahora que he podido. Me había gustado mucho, incluso golpeado, impactado, esta entrada, y la expresión de las tres hojas secas del árbol me pareció muy adecuada. Solo quería decirte que me encantan tus entradas y que ya no estoy segura de si es que yo no encontré el modo o que blogger te la jugó un poco, da igual, lo importante es que ya está solucionado.
    Muchos besitos, linda.

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.