domingo, 3 de junio de 2012

Sólo el amor es real


En nuestra vida terrenal es difícil recordar que somos almas y no simples cuerpos físicos. Constantemente nos distraen, las ilusiones y desilusiones de este mundo.

Nos enseñan que el dinero y el poder, el prestigio y las posesiones materiales son de suma importancia y a veces incluso el motor de nuestras vidas.

Nos enseñan que para ser felices tenemos que lograr que los demás nos aprecien y nos respeten. Estar solos, nos dicen, es ser desgraciados.

En realidad somos seres inmortales que nunca se separan energéticamente de los que aman... ¡¡¡tenemos almas gemelas y familias espirituales que son eternas!!!

Los espíritus guardianes nos guían y nos aman siempre,nunca estamos solos.

Al morir no nos llevamos las cosas que poseemos; nos llevamos nuestros actos y nuestras obras, los frutos de la sabiduría alcanzada por nuestro corazón.

Cuando despertamos a la idea de que somos seres espirituales, cambian nuestros valores y por fin podemos ser felices y estar en paz.

Brian Weiss.