jueves, 1 de marzo de 2012

El perro fiel


Una pareja de jóvenes tenía varios años de casados y nunca pudieron tener hijos. Para no sentirse solos, compraron un cachorro pastor alemán y lo amaron como si fuera su propio hijo. El cachorro creció hasta convertirse en un grande y hermoso perro; salvó en mas de una ocasión a la pareja de ser atacada por ladrones. Siempre fue muy fiel, quería y defendía a sus dueños contra cualquier peligro.

Luego de siete años de tener al perro, la pareja logró tener el hijo tan ansiado. La pareja estaba muy contenta con su nuevo hijo y disminuyeron las atenciones que tenían con el perro. Este se sintió relegado y comenzó a sentir celos del bebé y ya no era el perro cariñoso y fiel que tuvieron durante siete años.

Un día la pareja dejo al bebé plácidamente durmiendo en la cuna y fueron a la terraza a preparar una carne asada. Cuál no fue su sorpresa cuando se dirigían al cuarto del bebé y ven al perro en el pasillo con la boca ensangrentada, moviéndoles la cola. El dueño del perro pensó lo peor, sacó un arma que llevaba y en el acto mató al perro. Corre al cuarto del bebe y encuentra una gran serpiente degollada. El dueño comienza a llorar y exclama: ¡he matado a mi perro fiel!

¿Cuántas veces hemos juzgado injustamente a las personas? Lo que es peor, las juzgamos y condenamos sin investigar a que se debe su comportamiento, cuáles son sus pensamientos y sentimientos. Muchas veces las cosas no son tan malas como parecen, sino todo lo contrario.

La próxima vez que nos sintamos tentados a juzgar y condenar a alguien recordemos la historia del perro fiel, así aprenderemos a no levantar falsos contra una persona hasta el punto de dañar su imagen ante los demás.



10 comentarios:

  1. Que Bonito. y que pena, de animal, la gente, si es la que tiene un animal dentro, que razona, y se mueve por impulsos totalmente irracionales, muy hermosa la anecdota.

    ResponderEliminar
  2. Ay amiga, estas historias me rompen el alma, pues yo adoro a los perros... Son tan extremadamente nobles. Yo quiero reencarnar en perro, pero caer en un casa como la de mis perros, jajaja. Están mimadísimos.
    Muchos abrazos y ladridos preciosa. Que tengas un bellísimo marzo. A mi me anima mucho que ya casi saldrá el frío. Me encanta la primavera.

    ResponderEliminar
  3. Juzgamos muchas veces sin tener el verdadero conocimiento de los hechos.
    Antes de establecer una mala conclusión sobre un evento siempre es bueno indagar un poco más y dejar abierta una puerta a la esperanza de que las cosas son mucho mejor de lo que pensamos.
    Muy buena la historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa ,
    tu blog me encanta!!
    besitosssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esta historia por un lado, por el amor y la fidelidad del perro ante todo... y su instinto de protección. Sin embargo, es muy triste que el dueño lo mate sin darle la oportunidad de ver lo que ha ocurrido realmente. Pobre perro... tendremos que pensar más en historias de este tipo, porque son tantas las veces que juzgamos antes de saber o de ver nada... Tenemos que aprender mucho.
    Un beso, amiga :)

    ResponderEliminar
  6. Sí mi querido Manuel.No damos opción a mirar antes qué es lo que hay debajo de la superficie, juzgamos y condenamos al instante.
    Un fuerte abrazo mi querido amigo

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja, cómo me has hecho reír mi querida Sara.
    En mi opinión, cuando se tienen animales es para poder tratarlos como merecen y darles mucho amor, si no se pueden atender, mejor dejarlos a otras personas que sí puedan. Me alegro que los ames tanto y estoy segurísima que ellos quisieran reencarnar de nuevo en perro y tener la misma dueña.
    Un fortísimo abrazo mi preciosa niña y feliz finde cielo

    ResponderEliminar
  8. Desde luego que sí A.K.E. El ser humano es lo que tiende a hacer, juzgar y condenar, y no nos damos cuenta que en esa condena somos muy injustos y la fastidiamos bien fastidiada.
    Un fuerte abrazo y feliz finde cielo

    ResponderEliminar
  9. Gracias Duendes. En un rato me paso por el tuyo que he estado sin poder acceder ni a publicar ni a comentar en los blogs y el mío propio.
    Un abrazo y gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  10. Mi queridísima Natalia, tienes toda la razón del mundo cielo.
    Los perros son animales muy fieles y ojalá las personas nos pareciésemos un poco a ellos, pero no, nosotros lo que hacemos es juzgar, condenar, criticar, etc.. Tenemos mucho que aprender de muchas cosas.
    Un fortísimo abrazo y feliz finde cielo

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.