sábado, 18 de febrero de 2012

La calma y el silencio

Y eran muchos los que en el silencio de los volcanes nevados, de los pequeños valles ocultos, de los "centros energéticos", se buscaban a sí mismos.

Pero el maestro les decía: Aquellos que buscan el Silencio en la calma nunca lo encontrarán desnudo.
Para desnudarlo hay que buscarlo entre el bullicio.

Díganme: ¿De qué sirve a un corazón tener calma en medio de la soledad?,
¿A poco no es como la calma que tiene un lago estancado en un valle?

Mas, ¡Qué grande es un corazón cuando en medio de las dificultades y los problemas conserva la calma y se viste con el Silencio!
Es como el torrente que resbala sereno por la ladera de la montaña.

Algunos van a lugares donde lo más que les molesta es el canto de un pajarillo o el sonido que arranca el viento a las hojas de los árboles. Y piensan: Estoy tranquilo y sereno en este lugar, ya he alcanzado la calma y el Silencio es amigo de mi corazón.

Pero cuando vienen al bullicio, sus pulsos se agitan y sus corazones se alteran, y sus pensamientos chocan con violencia en sus frentes, y yo les preguntaría:
¿Dónde guardaron la calma?, ¿Qué morada le prepararon en sus pechos que tan pronto se les fue?

Sepan que aquel que busca el Silencio interior debe encontrarlo en medio de los ruidos y de las voces y de los gritos, y tomándolo debe sentarlo en su corazón, y al escucharlo ya no oirá hacia afuera sino hacia dentro.

Y en verdad les digo, que ni cien tormentas, ni la explosión de mil volcanes podrían ya nunca separarlo de él.

Para buscar pues, la calma Interior, no vayan a donde todo es calma sino adonde no hay paz, y sean ustedes la paz.
De esta forma la encontrarán al darla, y la tendrán en la medida en que vean que otros necesitan de ustedes para calmarse.

Cayetano Arroyo





16 comentarios:

  1. Deberiamos de ser capaces siempre ya que es nuestro estado natural natural.
    Si miramos la estructura del átomo más complejo vemos que está hecho de vacío y de silencio y nosotros, seres humanos, somos en esencia silencio y vacio con una substancia que nos envuelve.
    Importante reflexión Mari Carmen

    ResponderEliminar
  2. Claro! Qué sentido tiene ir a un remanso de paz si luego no lo sabes aplicar en una discusión, por ejemplo?

    Vamos, que el movimiento, se demuestra andando.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Es muy cierto que la verdadera calma se puede encontrar cuando se es capaz de dar paz y consuelo al que lo necesita.
    Muy interesante y real lo que se expresa en este post.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esa paz primero la tiene que encontrar uno mism@ en su "interior" independientemente del lugar...( valles, playas, bullicios, hospitales) que luego podrá llevar consigo mismo donde sea. Un abrazo cielo con todo el amor de mi corazón

    ResponderEliminar
  5. En el silencio se crece, en la calma se descansa...
    Un saludo y un placer compartir
    mj

    ResponderEliminar
  6. Alecionadora,real y hermosa entrada.

    La paz debe estar en nosotros allá donde nos encontremos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante tu entrada Mari Carmen. Si sólo somos capaces de encontrar calma en el sosiego de un hermoso paisaje y de vacaciones, no sirve para nada. La calma hay que practicarla en las peores encrucijadas y en los momentos más ruidosos de nuestra alma. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Desde luego que es así Londonnek, pero en muchísimas ocasiones no nos resulta nada fácil. Mucho que aprender de todo nos queda.
    Un gran y fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja, desde luego que sí ion. Lo más triste es que en ocasiones creemos que estamos super tranquilos y en paz y justo cuando algo así sucede es cuando nos damos cuenta de que no era así... en fin...
    Un fortísimo abrazo mi querida niña

    ResponderEliminar
  10. Así tendría que ser A.K.E.
    Gracias cielo por tu comentario.
    Feliz lunes y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Sí mi preciosa niña melillense, aunque como humanos que somos no siempre se consigue.
    Un fuerte abrazo con todo el amor de mi ser

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tu comentario mj y sé muy bienvenido al blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Muchísimas gracias por tus bonitas palabras Lola.
    Un gran abrazo preciosa y feliz lunes

    ResponderEliminar
  14. Sé muy bienvenida a este espacio campanilla. Efectivamente de nada sirve conseguirla sólo en la calma, también se ha de estar en calma en el bullicio, es cuando más se necesita.
    Un fortísimo abrazo y gracias por tu comentario cielo

    ResponderEliminar
  15. Muy interesante y muy cierto. Creo recordar que fue Osho quien dijo, más o menos: baja la montaña al mercado. Es, quizá, más fácil encontrar el Silencio en un lugar tranquilo, silencioso, con la armonía de la naturaleza, en una posición cómoda, sin preocupaciones. Pero el ego ( que yo traduzco como mente parlanchina) es más activo en compañía, viendo defectos a las cosas, a las personas, queriendo estar en otro lugar, etc. Hay es dónde la serenidad ha de dar sus frutos, con la intensidad de la Vida, toda... precioso, gracias amiga. :-)

    ResponderEliminar
  16. Así es Mª Carmen, el ego hace de las suyas y más en el ruido, de ahí que nos resulte más difícil estar en esa calma cuando no nos encontramos en un lugar tranquilo, pero si realmente la tenemos en nosotros, la emplearemos siempre ya sea solos en un lugar tranquilo como en pleno bullicio y determinadas situaciones.
    Gracias a ti por dejar tu huella en el blog.
    Un fuerte abrazo y que tengas un excelente domingo

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.