lunes, 21 de noviembre de 2011

A "Onda Verde"... se le llama ahora... "Vale La Pena"

  
En la fila del supermercado, el cajero le dijo a una señora mayor que debería traer su propia bolsa de compras ya que las bolsas plásticas no eran buenas para el medio ambiente.

La señora pidió disculpas y explicó: "Es que no había esta onda verde en mis tiempos."

El empleado le contestó: "Ese es nuestro problema ahora. Su generación no tuvo suficiente cuidado para preservar nuestro medio ambiente."

Tenía razon -- nuestra generación no tenía esa onda verde en esos tiempos.

En aquel entonces, las botellas de leche, las botellas de gaseosas y las de cerveza se devolvían a la tienda. La tienda las enviaba de nuevo a la planta para ser lavadas y esterilizadas antes de llenarlas de nuevo, de manera que podían usas las mismas botellas una y otra vez. Así, realmente las reciclaban.

Pero no teníamos onda verde en nuestros tiempos.

Subíamos las gradas, porque no había escaleras mecánicas en cada comercio y oficina. Caminábamos al almacén en lugar de montar en nuestro vehículo de 300 caballos de fuerza cada vez que necesitábamos recorrer dos cuadras.

Pero tenía razón. No teníamos la onda verde en nuestros días.

Por entonces, lavábamos los pañales de los bebés porque no había desechables. Secábamos la ropa en tendederos, no en esas máquinas consumidoras de energía sacudiéndose a 220 voltios -- la energía solar y
eólica secaban verdaderamente nuestra ropa. Los chicos usaban la ropa de sus hermanos mayores, no siempre modelitos nuevos. Pero esa señora está en lo cierto: no teníamos una onda verde en nuestros días.

En ese entonces teníamos una televisión, o radio, en la casa -- no un televisor en cada habitación. Y la TV tenía una pantallita del tamaño de un pañuelo (¿se acuerdan?), no una pantallota del tamaño de un estadio.

En la cocina, molíamos y batíamos a mano, porque no había máquinas eléctricas que lo hagan todo por nosotros.

Cuando empacábamos algo frágil para enviarlo por correo, usábamos periódicos arrugados para protegerlo, no plastoformos o bolitas plásticas.

En esos tiempos no encendíamos un motor y quemábamos gasolina sólo para cortar el pasto. Usábamos una podadora que funcionaba a músculo. Hacíamos ejercicio trabajando, así que no necesitábamos ir a un gimnasio para correr sobre pistas mecánicas que funcionan con electricidad.

Pero ella está en lo cierto: no había en esos tiempos una onda verde.

Bebíamos de una fuente cuando teníamos sed, en lugar de usar vasitos o botellas de plástico cada vez que teníamos que tomar agua.

Recargábamos las plumafuentes con tinta, en lugar de comprar una nueva y cambiábamos las hojillas de afeitar en vez de echar a la basura toda la afeitadora sólo porque la hoja perdió su filo.

Pero no teníamos una onda verde por entonces.

En aquellos tiempos, la gente tomaba el tranvía o un omnibus y los chicos iban en sus bicicletas a la escuela o caminaban, en lugar de usar a la mamá como un servicio de taxi de 24 horas.

Teníamos un enchufe en cada habitación, no un banco de enchufes para alimentar una docena de artefactos. Y no necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales de satélites a kilómetros de distancia en
el espacio para encontrar la pizzería más próxima.

Así que ¿no les parece lamentable que la actual generación esté lamentándose cuán botarates éramos los viejos por no tener esta onda verde en nuestros tiempos?

Este mensaje lo recibí a través de un correo que me envió mi amiga Tania. 
Gracias Tania por el regalazo cielo.

18 comentarios:

  1. Que gran leccion, dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, no es que este de acuardo al 100 por 100 con esta afirmacion, pero desde luego en este caso si.hacemos un derroche y un gasto de energia tremendo, y eso daña tanto el medio ambiente como la famosa bolsa de plastico.

    ResponderEliminar
  2. Mari Carmen Vaya reflexión es fabulosa.
    Un cordial saludo desde…
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  3. Como han cambiado los tiempos...por un lado hemos ganado en algunas cosas y por otro se han perdido muchas de ellas. Antes las cosas eran más sanas en cuestión por ejemplo de la alimentación , ahora no saben igual los alimentos a pesar de tanto que se ha evolucionado. Incluso se valoran más las cosas al tener menos. Muy bueno cielo, un abrazo con todo mi amor

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que somos muy ignorantes al respecto sobre como eran las cosas en el pasado y aunque dificil, es necesario que nos concienciemos y abramos los ojos ya que los recursos no nos durarán siempre.
    Buen lunes Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  5. HOLA QUERIDA AMIGA
    PENSAR QUE ANTES NOS CONFORMABAMOS CON TAN POCO, ERAMOS MÁS FELICES.
    AHORA TENEMOS DE TODO Y PARECE QUE NOS FALTA TODO...

    BUENA REFLEXION.

    BESOS GIGANTES.

    ResponderEliminar
  6. HOLA MARI CARMEN,

    Las cosas de la vida de hoy son lo que son, que se puede hacer…

    El tiempo pasado no volverá!

    Gracias por compartir este precioso y valioso post.

    Me gusta mucho leer tus post llenos de sabiduría, verdades, sensatez, humildad y sensibilidad..
    Todo eso debe parecerse a ti, verdad?

    Besos y gracias también por tus preciosos y cariñosos comentarios en
    “el farol y curtinhas”

    ResponderEliminar
  7. Una entrada preciosa...
    Te espero por mi blog :)

    ResponderEliminar
  8. Mucha tecnologia y nos cargamos el planeta, si es que somos...

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente Manuel, me ocurre lo mismo que a ti. Creo que en todos los tiempos han habido cosas mejores o peores, ni todo es tan bueno ni tan malo, pero en el caso que nos ocupa creo que lleva toda la razón. Se tiene mucho más de lo que se necesita. Hacemos un derroche exagerado de las cosas, y nos hemos vuelto tan cómodos, que ir tres calles por encima de la tuya no se puede si no tienes un vehículo porque está demasiado lejos..., eso, entre todas las demás cosas que se exponen.
    Un fortísimo abrazo cielo y gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  10. Me alegro que te haya gustado José Ramón. Por eso la colgué, porque me pareció que contenía mucha verdad.
    Un fuerte abrazo y gracias por dejar tu huella en este espacio

    ResponderEliminar
  11. Mi preciosa niña melillense, así es cielo. Tenemos tanto que no valoramos ni apreciamos nada. Tenemos muy cómodo todo, pero como bien dices, los productos no saben igual, cosa normal en cuanto ya nada es natural como antes, y así con otras muchas cosas.
    Un fortísimo abrazo cielo con todo el amor de mi corazón para ti

    ResponderEliminar
  12. Londonnek cielo, qué razón que llevas. Entiendo que se ha mejorado en muchas cosas, pero desde luego que no creo que se le pueda echar culpa a la generación de antes de lo que pasa con el medio ambiente, porque lo que relata esta buena mujer, es totalmente cierto. Hasta en mi caso recuerdo llevar las botellas a la bodega, me daban otra, y cuando se acababa otra vez lo mismo, los envases se devolvían y si no lo hacías te lo cobraban. El vino por ejemplo se compraba a granel, esto del agua embotellada como que no, se bebía de los grifos, se comía mucho más natural, los niños jugábamos en la calle y nos divertíamos con cualquier cosa.Sinceramente, se han perdido muchas cosas y valores, y creo que tampoco hemos de cerrar los ojos a ello.
    Un gran abrazo y gracias por tu comentario como siempre tan sabio y reflexivo cielo

    ResponderEliminar
  13. Sí Luján, esto es algo que comento en muchas ocasiones. En los tiempos de mis abuelos, las mujeres trabajaban en el campo, llevaban sus casas con una cuadrilla de hijos, lavaban a mano, planchaban con aquellas planchas que se calentaban al fuego, y así, podría relatar innumerables cosas, y aún así tenían tiempo para salir a la fresca, echar unas manitas a las cartas, etc. Si nos paramos a reflexionar: ¿ahora tenemos tiempo? si nos pasamos la vida diciendo no puedo esto o lo otro porque tengo que hacer esto o lo otro y me faltan horas al día. Tendríamos que mirar el porqué nos faltan esas horas cuando para comer sólo tenemos que ir a la tienda de al lado pues tenemos cuatrocientas a nuestra disposición, un coche cuando no dos, que nos lleva a todos lados, una lavadora que lava ocho kilos de ropa a la vez, y hasta quienes gozan de ello, secadoras, con lo cual ni que tender hay, el jabón nos lo dan hecho, tenemos comidas preparadas para tan sólo calentar, entonces ¿cómo es posible que no tengamos tiempo? habría que meditar sobre ello y ver en qué invertimos todo ese tiempo.
    Un fortísimo abrazo de todo corazón y gracias por pasarte por este espacio cielo

    ResponderEliminar
  14. Sí poseidón, está claro que el pasado quedó atrás cielo, no va a volver, desde luego, pero sí que es posible que en alguna ocasión nos pudiésemos ver como ellos, y creo que en esta generación no estamos preparados para eso. Por otro lado, lo que tampoco podemos hacer el culpar a las otras generaciones de lo que ocurre en el medio ambiente, porque la cantidad de basuras que hoy en día se hace en las casas no lo había antes, y consumían mucho menos de todo que nosotros y todo natural. No arrojemos sobre las demás personas lo que es responsabilidad nuestra.
    Gracias por tus bonitas palabras hacia los post cielo, me alegro enormemente de que así lo sientas y te gusten. Con respecto a que yo debo ser así como nombras, pues no te puedo decir, porque me enseñaron que no era yo quien tenía que decir nada sino las personas que me conocían, así que imagino que cada persona tendrá su opinión, pero en cualquier caso, como que perfectos no somos y todos tenemos esos dos polos, como bien decía mi abuela, "de todos los roales tenemos", jajajaja.
    Un fortísimo abrazo cielo y gracias por dejar impresa tu huella en este espacio

    ResponderEliminar
  15. Gracias Wiѕн yoυ.Ya sabes que cuando el tiempo me lo permito me paso por allí cielo.
    Un fortísimo abrazo y gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  16. Jajajajaja, ion cielo, siempre me sacas una sonrisa, pero llevas toda la razón, tanto tanto y tanto que tenemos y como bien dices nos hemos cargado el planeta a base de bien...
    Un fortísimo abrazo de todo corazón preciosidad y gracias como siempre por dejar tu comentario cielo

    ResponderEliminar
  17. Estamos heredando todos los resultados de nuestras imprudencias y excesos, snif...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Mi querida Sara, ni más ni menos.Hemos sido y creo que seguimos siendo imprudentes y mira lo que ha ocasionado...
    Un fortísimo abrazo mi preciosa niña y gracias por dejar tu preciosa huellita cielo

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.