domingo, 13 de noviembre de 2011

La cuchara

La cuchara

Un estudiante de zen se quejaba de que no podía meditar: sus pensamientos no se lo permitían.

Habló de esto con su maestro diciéndole: "Maestro, los pensamientos y las imágenes mentales no me dejan meditar; cuando se van unos segundos, luego vuelven con más fuerza. No puedo meditar. No me dejan en paz".

El maestro le dijo que esto dependía de él mismo y que dejara de cavilar. No obstante, el estudiante seguía lamentándose de que los pensamientos no le dejaban en paz y que su mente estaba confusa.

Cada vez que intentaba concentrarse, todo un tren de pensamientos y reflexiones, a menudo inútiles y triviales, irrumpían en su cabeza.

El maestro entonces le dijo: "Bien. Aferra esa cuchara y tenla en tu mano. Ahora siéntate y medita".

El discípulo obedeció. Al cabo de un rato el maestro le ordenó:"¡Deja la cuchara!". El alumno así hizo y la cuchara cayó obviamente al suelo.

Miró a su maestro con estupor y éste le preguntó:

"Entonces, ahora dime quién agarraba a quién, ¿tú a la cuchara, o la cuchara a ti?

14 comentarios:

  1. Lo que mas me gusta de la filosofia Zen no son solo sus enseñanzas sino la forma en que las transmite.

    Sin duda tenemos por el mundo un montón de cucharas sujetando a la gente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Neuriwoman estoy completamente segura de que lo que comentas es así. De hecho creo que todos tenemos alguna que nos sujeta.
    Un fuerte abrazo y feliz tarde de domingo cielo

    ResponderEliminar
  3. No termino de entenderlo reina, en el comentario que tu hagas aclaramelo, Buenas tarde

    ResponderEliminar
  4. Hecho Manuel. Ahora me voy pero en cuanto tenga un poco de tiempo te lo comento aquí o en el face.
    Un abrazo hermosura

    ResponderEliminar
  5. Está claro que somos nosotros los que tenemo que dominar lo que pensamos, así como nuestras emociones actos y deseos.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  6. Una bella forma de transmitirnos que igual que se puede soltar la cuchara, podemos tener la capacidad de soltar esos pensamientos. Un abrazo cielo con todo el amor de mi corazón

    ResponderEliminar
  7. ES CIERTO, AMIGA, HAY PENSAMIENTOS QUE ACOSAN, QUE NO DEJAN QUE LA PAZ LLEGUE A TU ALMA, QUE NO TE PERMITEN CONCENTRAR, NI RELAJARTE, NI DORMIR, NI NADA...

    BUENA REFLEXION, GRAN SABIDURIA.

    BESITOS

    PD ESTOY CONMOVIDA POR TU GENEROSIDAD, GRACIAS AMIGA POR VISITAR MIS SITIOS Y POR SEGUIRME EN CADA UNO DE ELLOS. ERES UN ANGEL.

    CARIÑOS

    YA MISMO VOY PARA TU OTRA CASITA.

    ResponderEliminar
  8. Creo que nos aferramos a las cosas como si no fuera la vida en ello, y no hay cosa peor y que paralice nuestro avance que estar apegado a algo o alguien. Aunque el desapego no es fácil, también es verdad, pero qué es fácil en esta vida?

    Buena semana, besos.

    ResponderEliminar
  9. Muito interessante essa filosofia Zen. Beijos e ótima semana.

    ResponderEliminar
  10. Siempre Londonnek. Tenemos ese poder. Sé que en ocasiones resulta algo complicado en ocasiones, pero si perseveramos en ello, al final se consigue.
    Un fuerte abrazo y gracias por tu comentario.
    Feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  11. Así es mi preciosa niña melillense, lo que nos ocurre es que en ocasiones no perseveramos mucho en ello y lo dejamos a medio camino. Querer es poder.
    Un fuerte abrazo con todo el amor de mi ser para ti

    ResponderEliminar
  12. Luján cielo, cuando ocurre eso de no poder dejar esos pensamientos, funciona muy bien poner la atención en otra cosa. Cuando por ejemplo nos queremos relajar y eso ocurre, si ponemos nuestra atención en la respiración, en nuestra forma de respirar, da muy buen resultado. Si un día lo sientes pruébalo que va genial.
    Cielo, no tienes que agradecerme nada. Poco cuesta seguirte con esos preciosos blogs que tienes y que me alegra haber tenido el privilegio de conocer.
    Te mando un fortísimo abrazo cielo y que tengas una excelente semana

    ResponderEliminar
  13. Ion cielo, una verdad como un templo estás comentado. Los apegos no son buenos para nadie, aunque también te digo que no es tan sencillo el practicarlo, pero como bien dices ¿es todo sencillo en la vida? no, desde luego. Hay lecciones más sencillas o complicadas que aprender, pero en eso se basa el estar aquí, en aprender todo lo que podamos pues la vida es una escuela.
    Gracias como siempre por tu sabio comentario cielo y por dejar siempre esa preciosa huella en este espacio.
    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
  14. Sí que lo es Smareis. Siempre nos enseñan grandes lecciones estos monjes.
    Un fuerte abrazo y feliz semana cielo

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.