martes, 11 de octubre de 2011

Crecimiento


Un día, cuando los empleados llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:

“Ayer falleció la persona que impedía su crecimiento en esta empresa. Está invitado al velatorio, en el área de deportes”.

Al principio, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.

La agitación en el área deportiva era tan grande que fué necesario llamar a los de seguridad para organizar la fila en el velatorio.

Conforme las personas iban acercándose al ataúd, la excitación aumentaba:

¿Quién será que estaba impidiendo mi progreso? ¡Qué bueno que el infeliz murió!!

Uno a uno, los empleados agitados se aproximaban al ataúd, miraban al difunto y tragaban seco. Se quedaban unos minutos en el más absoluto silencio, como si les hubieran tocado lo más profundo del alma.

Pues bien, en el fondo del ataúd había un espejo, …cada uno se veía a sí mismo…. con el siguiente letrero:

“Sólo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento": ¡Tú mismo!
Tú eres la única persona que puede hacer una revolución en tu vida.
Tu eres la única persona que puede perjudicar tu vida, y tu eres la única persona que se puede ayudar a sí mismo.

Tu vida no cambia cuando cambia tu jefe, cuando tus amigos cambian, cuando tu pareja cambia. Tu vida cambia, cuando tú cambias. Eres el único responsable por ella. "Examínate y no te dejes vencer".

“El mundo es como un espejo, que devuelve a cada persona, el reflejo de sus propios pensamientos. La manera como tu encaras la vida es lo que hace la diferencia”.


16 comentarios:

  1. Excelente escrito cielo...Nadie es responsable salvo nosotros mismos. El crecimiento personal y la forma de ver la vida sólo es responsabilidad de uno mism@. Un abrazo con todo mi amor

    ResponderEliminar
  2. Ni más ni menos mi preciosa niña melillense. Somos siempre los responsables de todas nuestras decisiones. En ocasiones culpamos a los demás porque han querido manipularnos y lo han conseguido,porque hemos hecho esto o aquello porque aquella persona podía enfadarse, y como esas muchas más cosas, pero es responsabilidad nuestra el prestarnos a ello cielo. Nosotros decidimos en cada momento lo que hacer, por eso mismo jamás podemos responsabilizar a nadie de nada.
    Te mando un fortísimo abrazo con todo mi corazón y el amor de mi ser mi cielo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen escrito.

    Un saludo desde Mundo Paralelo

    LauNeluc

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mundo Paralelo. Un placer verte en este espacio dejando tu preciosa huella.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hermoso Mari!! No podemos culpar a nadie de nuestros errores y defectos, nosotros somos los únicos capaces de limitarnos... Y es cierto cuando dicen que el peor enemigo de alguien es uno mismo...
    Besitos ♥

    ResponderEliminar
  6. Mi preciosa Lenn me alegro muchísimo de verte cielo mío.
    Efectivamente nosotros somos nuestro peor enemigo. Es fácil culpar a todo lo exterior de todo lo que nos ocurre, pero la gran verdad a como por mi parte la siento, es que somos los únicos responsables de todas nuestras decisiones, siempre somos nosotros los que decidimos en cada momento lo que queremos hacer mi niña.
    Un fortísimo abrazo mi preciosa niña y gracias por dejar tu preciosa huella en este espacio.

    ResponderEliminar
  7. Excelente relato y que tiene toda la razón. Nosotros somos los culpables de si cambiamos o no, para bien... o para mal.
    Muchos saludos!

    ResponderEliminar
  8. Excelente Mari. El mundo es un espejo, solo debemos observar en los demás que nos enoja de ellos, para ver con claridad que esas aptitudes son las que en nosotros rechazamos y queremos enterrar.
    Me ha encantado este texto, un abrazo Mari.

    ResponderEliminar
  9. Hola Ylenia.
    Ante todo te doy las gracias por pasar por este espacio y dejar tu huella en él.Siéntete en tu casa.
    Tal y conforme lo dices lo creo también yo, somos siempre los responsables de todo, así que de poco vale culpara a nadie. Más bien cojamos el toro por los cuernos, aceptemos nuestra responsabilidad en nuestras cosas y entendamos que según pensemos y obremos así será lo que obtendremos.
    Un fortísimo abrazo de todo corazón preciosa niña y nuevamente gracias.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Salva por como siempre tu reflexivo comentario. La verdad es que me encanta leerte. Ciertamente todos somos espejo de todos.
    Un fortísimo abrazo cielo y gracias por pasarte por este espacio a dejar tu huella.

    ResponderEliminar
  11. HOLA !!! BUEN DIA !! ..TIENES UN PREMIO EN MI BLOG .. PASA A RECOGERLO

    http://mimundoeres-tu.blogspot.com/2011/10/premio-para-los-siguientes-blog.html

    Besos! :)

    ResponderEliminar
  12. Que buen escrito, somos lo que pensamos y recibimos lo que damos, invariablemente.
    Besos con anís.

    ResponderEliminar
  13. Hola Diana.
    Gracias cielo por pasarte por este espacio y tener el detalle de premiarlo cielo. Ahora mismo voy a recoger el premio.
    Un fuerte abrazo y gracias de todo corazón.

    ResponderEliminar
  14. Así es Sara. No podemos querer recibir lo que no somos capaces de dar.
    Me alegro muchísimo de verte cielo.
    Un fuerte abrazo y que pases un finde fantástico.

    ResponderEliminar
  15. MUY BUENO MI NIÑA!! UN ENORME ABRAZO
    Y FELÌZ VIRNES YA JIJIJIJI!! TKMMM

    ResponderEliminar
  16. Un grandísimo abrazo mi preciosa princesa y que tengas un excelente finde cielo.
    Yo también te quiero a ti muchísimo

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.