viernes, 2 de septiembre de 2011

La manzana mordida

El rey se enamoró de una mujer de baja condición a la que convirtió en su última esposa. Una tarde, mientras el rey estaba de cacería, llegó al palacio un mensajero para avisar de que la madre de la nueva esposa del rey estaba muy enferma. Pese a que existía la prohibición de usar el carruaje personal del rey, bajo pena de muerte, la mujer, en ausencia de su marido, se subió a él para acudir junto a su madre moribunda. A su regreso, el rey fue informado de la situación y dijo:
- ¿No es maravillosa? Esto es verdaderamente amor. No le importó su vida para ir a cuidar a su madre. ¡Sí, definitivamente es maravillosa!

Cierto día, mientras la mujer estaba sentada en el jardín del palacio comiendo fruta, llegó el rey. Su esposa le saludó y luego le dio un mordisco a la última manzana de la bandeja.
- ¡Parecen buenas! - exclamó el rey
- Lo son - afirmó ella.
Y, alargando la mano, le cedió a su amado aquella manzana.
- ¡Cuánto me ama! -dijo después el rey-. Renunció a su propio placer, para darme la última manzana de la bandeja. ¿No es fantástica?

Pasaron algunos años, en los que el amor y la pasión desaparecieron del corazón del rey. Sentado con su amigo más íntimo y leal, le comentaba:
- ¡Bah! Nunca se portó como una reina... ¿Acaso no me desafió utilizando sin permiso mi carruaje? Es más, recuerdo que un día me dio a comer una manzana mordida.



4 comentarios:

  1. Esta muy bien maria. De novios, mi vida ten cuidao con el charquito, despues de un tiempo de casaos, hala ya te has metido otra vez en el charco.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que este realto dice muy bien lo que hacemos en la vida. Nos enamoramos y cuando estamos enamorados y sentimos ese amor todo nos parece maravilloso y vemos los actos de amor de la persona, cuando te has desenamorado o te decpcionas con una amistad, un vecino, etc. esa misma cosa la vemos bajo un aspecto negativo, entonces ya todo está mal, cuando si fue un acto de amor y así se sintió en aquel momento, pues en ese momento se fluía con el amor de dentro, no tendría por qué cambiar nada porque esa persona ya no forme parte de nuestra vida o nos haya decepcionado. Creo que la falta de amor está en nosotr@s mism@s.
    Un gran abrazo Manuel

    ResponderEliminar
  3. Muy buena reflexión cielo...cuando el amor se desvanece , todo cambia y no tedría que ser así. Pero como bien dices,cuando la falta de amor está en la propia persona , influye mucho en todo ello. Un abrazo con todo mi amor

    ResponderEliminar
  4. Sí cielo, así es. Todo cambia, cambia el modo en que las cosas se ven, y tendríamos que plantearnos si no somos nosotros los que en realidad hemos cambiado.
    Un fortísimo abrazo con todo mi corazón cielo

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.