sábado, 24 de septiembre de 2011

El mendigo y el banquero

 Al ver a un banquero salir de su despacho, un mendigo le dijo:

¿Podría usted darme diez centavos señor, para una taza de café?

El banquero sintió lástima de aquel hombre, que tenía un aspecto verdaderamente deplorable, y le dijo:

"Aquí tiene un dólar para que se tome no una, sino diez tazas de café".

Al día siguiente, el mendigo se encontraba de nuevo en las escaleras del despacho del banquero y…

Cuando éste salió, el mendigo se puso a darle golpes ¡pero bueno! Dijo el banquero… ¿qué está usted haciendo?

¡Usted y sus malditas diez tazas de café! No he podido dormir en toda la noche.

Confieso haberte ayudado… ¿podrías perdonarme y dejarme ir?

Copié el texto del video





8 comentarios:

  1. cielo, Un gran mensaje...es una forma de enteneder que muchas veces el mal entendimiento de las cosas o la forma de explicarlas puede confundir. Un abrazo con todo mi amor

    ResponderEliminar
  2. Sí cielo, en ocasiones hacemos las cosas con nuestra mejor intención y no nos damos cuenta de que igual la otra persona no entiende el mensaje que en realidad le estamos dando.
    Un gran abrazo con todo mi corazón mi preciosa niña melillense

    ResponderEliminar
  3. Evidentemante el banquero no tiene la culpa, podia haber tomado cafe diez dias, pero el dinero hay que gastarlo al momento, el problema es que hoy piensan asi casi todos, mañana sera otro dia.

    ResponderEliminar
  4. Está claro que el mendigo cogió la cosa como le pareció. Se hubiese podido tomar una taza cada día y seguro no le quita el sueño, pero bueno, cada cual recibe el mensaje a su manera.
    Un fuerte abrazo Manuel

    ResponderEliminar
  5. Jaja, es que la gracia no está en tomarse todas las tazas de café de golpe, si no en guardarse el dinero para los distintos momentos en los que necesite tomarlas. Buen texto, Mari Carmen :) No lo conocía. Un beso, amiga

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, natalia, pues el buen hombre lo cogió como que tenía que tomarse todas las tazas, en cuanto hubiera tenido durante diez días para un café... ya te digo que cada cual coge y emplea las cosas a su modo.
    Un fortísimo abrazo mi preciosa niña y gracias por dejar tu preciosa huella nuevamente

    ResponderEliminar
  7. Moraleja: Por muy convencido que estes de estar haciendo el bien,siempre habrá circunstancias que digan lo contrario.
    Muy "guasona" la historia, no la conocia Maricarmen.
    Te deseo un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja, me has hecho reír con tu comentario Salva. De verdad que en ocasiones pensamos que ayudamos a las personas y sin darnos cuenta y como en este caso, por una expresión y como se pueda interpretar puedan haber una serie de consecuencias no demasiado agradables.
    Gracias cielo pro dejar tu huella nuevamente en este espacio.
    Un gran abrazo Salva y gracias por la moraleja.

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.