lunes, 26 de septiembre de 2011

Al mal tiempo buena cara...

La amargura es la emoción que suele sentir una persona cuando sucede algo que la frustra. Por supuesto, la frustración no da lugar a una emoción de amargura en todos los casos.

Cuando vas a comprar algo que necesitas de inmediato y no lo tienen en la tienda; cuando una persona no reacciona del modo como crees que debería reaccionar; cuando te encuentras en un atasco... En definitiva, cuando tus planes se ven bloqueados (es decir, frustrados). O bien cuando sucede algo que te supone una molestia, es desagradable o no lo deseas. En este último caso, es tu derecho a la comodidad, la felicidad y el bienestar el que se ve frustrado.

Una vez que nuestros planes o nuestra felicidad se ven frustrados, podemos reaccionar de modos muy diversos. Depende de nosotros mismos como afrontemos estas incidencias, nuestras creencias aprendidas durante toda nuestra vida nos impiden ver muchas veces que la realidad se puede afrontar de muchas formas y amargarse no es precisamente la mejor de maneras de sentirse.

Me gustaría que leyerais una entrevista que le hicieron al psicólogo Rafael Santandreu  que ha publicado hace poco el libro titulado
“El arte de amargarse la vida” (Oniro)




Rafael Santandreu. Tengo 41 años. Nací y vivo en Barcelona. Soltero y sin pareja. La democracia del libre mercado no funciona, yo estoy por el decrecimiento. Creo que hay una dimensión espiritual en el ser humano; no sé si es real o no, pero es benéfica.

"Quejarse es la mejor forma de arruinar una relación"

Basta de dramatizar?
Sí, basta de terribilitis, porque la mayor parte de los trastornos emocionales (depresión, ansiedad, estrés...) son el resultado de esa tendencia a calificar de terribles cosas que no lo son.

Exageramos.
Anticipamos las desgracias y nos tomamos a la tremenda adversidades con las que deberíamos contar. Los seres humanos tenemos unas 20.000 pequeñas adversidades a lo largo de la vida (te tuerces el tobillo, pierdes las llaves, te roban...).

Al mal tiempo buena cara.
O aceptas la realidad y dejas de exigirle a la vida, o te conviertes en un cascarrabias. Imaginarse muerto es una buena medida preventiva de las ansiedades cotidianas. Dígame, en esta vida tan corta y de la que desconocemos su sentido, ¿es tan importante esta desgracia que le está ocurriendo?

Hay que ver las cosas con perspectiva.
Hay que ser realista, con eso basta. Estamos llenos de creencias irracionales del tipo: "Si me despiden, es el acabose". El "debo hacerlo todo bien", "deberían tratarme con consideración y justicia" y "las cosas me deben ser favorables" son exigencias infantiles. La persona madura es la que no exige, sino que prefiere: "Me gustaría hacerlo todo bien, pero no lo necesito para disfrutar del día".

Un matiz importante.
Las personas vulnerables emocionalmente están llenas de exigencias, y cuando estas no se cumplen se enfadan con ellas mismas, con el mundo o con los otros.

¿De dónde surgen esas creencias?
Se transmiten socialmente, son mensajes que nos convierten en débiles y neuróticos. Yo he elaborado una lista de las diez creencias irracionales favoritas de los españoles.

A saber...
Necesito tener a mi lado alguien que me ame; de lo contrario, ¡qué vida más triste! Tengo que ser alguien en la vida. No puedo tolerar que la gente me menosprecie. Debo tener un piso en propiedad o soy un fracasado. Tener buena salud es fundamental para ser feliz. Si mi pareja me pone los cuernos, no puedo continuar con ella.

...
Tengo que tener una vida emocionante, de lo contrario mi vida es un desperdicio. Más siempre es mejor. La soledad es muy mala...

Qué agobio, sí.
La necesititis es devastadora y nociva para la salud mental. No es cierto que para ser felices necesitemos amor sentimental, éxito, hijos, no tener problemas... Si mantenemos estos deseos en el límite de las preferencias, nuestra mente estará sana.

¿Sanos, solos y aburridos?
¿Por qué no? Tener pareja y lo demás no producen tanta plenitud como puede parecer; si no, las consultas de los psicólogos no estarían llenas. No hay que exigir tanto a la vida, a los demás, ni a uno mismo.

¿Es usted un pasota?
Para nada. Me ocupo, pero no me preocupo de las cosas. El mito de la bondad de la preocupación que nos inculcan desde pequeños es absurdo y nocivo.

Pero si esas creencias son irracionales, ¿cómo poner razón en ellas?
Hay que revisar a diario cómo pensamos, detectarlas, combatirlas con argumentos y desarrollar nuevas creencias racionales. Una de las mayores causas de estrés es el miedo a hablar en público.

Nos afecta lo que piensen de nosotros.
Nos liberamos de la necesidad de aprobación de los demás cuando comprendemos que estar abajo no es ningún problema. Al contrario, ser capaz de estar abajo con orgullo y de buen humor te hace superior y te permite disfrutar más de la vida. Como todos los miedos, la vergüenza y el temor a hacer el ridículo se vencen pensando bien, no enfrentándonos a ellos.

Hay que tolerar la frustración.
No siempre conseguiremos nuestros deseos, pero no pasa nada: la vida sigue siendo bella. Eso es ser realista. La eficacia está sobrevalorada: todo lo que perdemos con los errores que cometemos, por ejemplo en nuestro trabajo, es obviable, pero no lo es la paz interior que perdemos obsesionándonos con la perfección. La felicidad no depende de logros o situaciones ideales, sino de nuestra salud mental.

Amores y desamores son termómetro de nuestro bienestar.
Uno está preparado para tener pareja cuando puede decirle: "Cariño, te quiero mucho, pero no te necesito nada". Las exigencias y tensiones que causa el amor dependiente, ese que nos trasmiten continuamente a través del cine o la música ("Sin ti yo muero"), es un mensaje neurótico.

...
Creer que tu pareja tiene que hacerte feliz es mucho exigir y te amargará cada vez que algo falle. Yo creo que si Romeo y Julieta se hubieran casado, su matrimonio no habría durado más de un año.

¿Mejor sugerir que exigir?
Pruébelo, el "me gustaría que..., pero si no lo haces te querré igual" da unos resultados fantásticos. Nunca exija nada a su pareja.

Nadie es perfecto.
La clave de las buenas relaciones es pedir a cada cual lo que puede dar. Aceptar incondicionalmente a los demás es la manera de aceptarnos del mismo modo a nosotros mismos. Quejarse es la mejor forma de arruinar una relación. Y no se cree obligaciones, las cosas hay que hacerlas por disfrute.


Fuente La Contra de La Vanguardia.


Para finalizar me gustaría dar tres truquitos que os ayudarán a superar esos momentos que nos predisponen a sentirnos mal anímicamente…

Olvídate del pasado: Muchas veces nos amargamos porque recordamos constantemente alguna mala experiencia que tuvimos ya sea ayer, hace un momento o en la infancia. ¡Libérate! Saca esos pensamientos de tu vida que solamente te están haciendo daño y sigue adelante. En la vida hay buenos y malos momentos. Disfrutemos de los buenos y pasemos página en los malos.

Abraza a tu hijo, o a cualquier persona que te quiera. Muchas veces cuando nos sentimos tristes abrazar a un ser querido nos hace olvidar todo lo malo.

Escucha tú canción favorita. La música tiene el poder de estimular nuestro ánimo. Escucha esa canción que te llene de vida e ilusiones.

10 comentarios:

  1. holaaaaa mari carmen cielito mu buena tu entraita hay algunas cosas como esas de si no te sale bien las cosas yo me enfao conmigo misma lloro mucho y me entra una tristeza enorme asi que ya vess actuo asi cuando pa mi eso es o era importante no por noneria mi niña he cerrao embrujo cielito intente invitar pero no consigo hacerlo te dejo mi dire nueva por si tu quieres estar ahi valeeeeeee besitossssssssssss

    http://embrujodelsur-embrujo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. que buena entrada M Carmen...que te voy a decir yo, pues como el titulo de mi blog... la vida es bella , tan bella como uno la quiera ver..
    y no hay mas!!!
    nosotros mismos somos los que decidimos estar bien o mal es fácil decirlo lo difícil es llevarlo acabo, pero cuando pasas por muchas experiencias malas en la vida y al final te das cuenta que lo único bueno que hay es quedarte con los buenos momentos pues ya vas viendo la vida con otra expectativa,
    las cosas tienen la importancia que uno les quiera dar y muchas veces le damos demasiada..
    hay que disfrutar de la vida que es bella..

    que pases una linda semana eres un cielo muchos ...
    Besos Y Sonrisas

    ResponderEliminar
  3. Sí que lo es Miluna. Esa es la ventaja que tenemos las personas que tenemos el tiempo necesario para poder leer las publicaciones de las demás personas, que siempre las hay que llaman la atención y te sientes en sintonización con ellas y así las compartes.
    Tal y conforme dices cielo, las cosas no son lo mismo decirlas que ponerlas en práctica, y desde luego, que somos nosotros mismos los que damos o no importancia a las cosas. En ocasiones perdemos nuestra preciosa energía en enfados y rabietas por cosas que realmente no tienen la importancia que le estamos dando.
    La vida es preciosa y hay que vivirla lo mejor posible y disfrutar de cada momento que es único.
    Un fuerte abrazo Miluna y gracias por dejar nuevamente tu huellita preciosa en este espacio cielo.

    ResponderEliminar
  4. Es muy cierto lo que escribes, a veces nos amargamos, nos frustramos con cosas que ni valen la pena, cuando en realidad hay cosas peores que le suceden a alguien mas en cualquier parte del mundo... A veces nos olvidamos de la importancia de sonreír a cada momento del día sin darnos cuenta de que la vida pasa rápido y hay que vivir y disfrutar de cada momento como si fuese el último.
    Te doy la bienvenida a tu nuevo mundo de colores fluoreCentes, y por supuesto te sigo también, ya que escribes muy lindo y tienes un blog precioso...
    Mil besitos ♥

    ResponderEliminar
  5. Hola Lenn.
    Me ha encantado verte por este espacio y te doy las gracias de todo corazón. Me alegro muchísimo que te haya gustado.
    Así como bien dices es cielo.Perdemos tantos y tantos momentos bellísimos con preocupaciones por cosas que ni tan siquiera ocurren después, que creo que llega un momento en la vida que dices: ¿y ahora qué?
    Cuando te das cuenta de todos esos momentos que has perdido comienzas a entender muchas cosas. Ojalá que todos tomemos conciencia de ello y no perdamos tiempo en quejas y lamentos, no nos preocupemos de ciertas cosas y vivir cada instante como si fuese el último disfrutándolo a más no poder.
    Me encantó pasar por tu espacio cielo. Es precioso. Ya sabes que este es tuyo también.
    Un fuerte abrazo y gracias por dejar tu preciosa huella.

    ResponderEliminar
  6. Mi querida amiga: Son sabios consejos que te agradezco como siempre pero te voy a contar una cosa. Verás: Para no tener frustraciones cuando deseo una cosa vehementemente, pongo algo en alternativa para si me falla una tener la otra y la verdad es que me funciona. :) Gracias por todo, Mª Carmen.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  7. Mi preciosa Malena, a pesar de lo que cada persona pueda pensar y como pueda actuar, creo que cada cual ha de hacer simplemente lo que su corazón sienta y le funcione. No siempre a todos nos resultan las mismas cosas o simplemente no sentimos hacer eso que nos dicen, y realmente, creo que lo que importa es que si como en tu caso hay algo que sabes que haces y te funciona, pues simplemente hacer lo que estás sintiendo y sabes que siempre te ha venido bien.
    me alegro enormemente cielo de que tengas siempre esa otra alternativa.
    Un fortísimo abrazo Malena y gracias como siempre por dejar tu preciosa huella en este espacio cielo.

    ResponderEliminar
  8. Mi preciosa Embrujo, perdóname no haber contestado a tu comentario cielo, lo contesté pero no sé que ocurriría que no salió y no se ve, está claro.
    No estés triste cielo mío, ya verás que todo se soluciona rápido.
    Gracias por haber dejado tu nueva dirección, como bien sabes ya me metí ayer.
    Te mando un fortísimo abrazo desde lo más profundo de mi corazón mi niña. Anímate preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Preciosa reflexión cielo, la vida es preciosa y siempre va depender de nosotros mismos en el modo que tomemos las cosas. Un abrazo con todo mi amor

    ResponderEliminar
  10. Siempre mi preciosa niña melillense. Es aquello que se decía de cómo se ve el vaso, medio vacío o medio lleno, cuanto más lleno lo veamos mejor va a ser para nosotros y para las personas de nuestro alrededor, pues veremos todo con mucho más optimismo y siempre sacaremos lo positivo de las cosas.
    Un abrazo enorme con todo el amor de mi alma para ti cielo.

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.