miércoles, 17 de agosto de 2011

Ángel del Faro ...

Ángel del Faro ...

Ahora que eres guardián del faro, escucha la metáfora del faro:

El faro está afianzado en la roca, no importa dónde se lo construya...
A veces el faro es reconstruído en otras zonas mientras cambian el clima y las condiciones... El mismo faro, el mismo guardián del faro, siempre afianzados en la roca... El faro está ahí para hacer una cosa: hacer brillar la luz...

El propósito de la luz a menudo es cambiado...
A veces es un aviso, a veces está allí, para atraer la atención y a veces está ahí para guiar... Cualquiera sea el propósito, siempre está anclado en la roca...

Tú sabes algo que los otros no saben... Sabes dónde están las rocas, dónde está el problema, y estás allí para guiar a los otros, respecto de estas cosas...

Cuando la luz, es capaz de ayudar a conducir a los barcos a salvo a la bahía, en el faro se regocijan!!
Cuando esto sucede, sin embargo, el guardián del faro no se va al barco y hace una fiesta con el capitán... En vez de eso, el guardián se regocija silenciosamente y continúa haciendo brillar la luz...

Los capitanes que llegan al puerto, a salvo, gracias a la luz del faro, nunca conocen al guardián del faro...

El guardián del faro, no publica una declaración, para decirles a otros que salvó un barco...
Queda en silencio y continúa, generalmente a solas, enclavado en la roca...

Algunas personas pasan por la vida de los demás, intentando ayudar, guiar, tender la mano; pero todo se derrumba cuando dejan el faro y suben al barco para festejar... Otras en cambio ayudan en silencio, tocan e iluminan las vidas de muchos a su paso, no buscan ningún reconocimiento, dan porque sienten algo maravilloso al hacerlo y sienten paz, cuando han logrado salvar o hacer sentir mejor al otro...

Esas personas son verdaderos faros, no necesitan figurar, no necesitan ser aplaudidos, no necesitan que los adulen, ni que los hagan sentir importantes... No..., siguen firmes en la roca y saben que su luz siempre será de ayuda para quien la necesite...

Pensemos... ¿Cómo queremos ser?

-. Ricardo Fuksmann .-

4 comentarios:

  1. Precioso cielo, me encantó. El amor incondicional es aquel que trabaja desde el silencio sin necesitar ser aplaudido. Un abrazo con todo el amor de mi corazón

    ResponderEliminar
  2. Ni más ni menos mi cielo. Se puede trabajar en silencio tranquilamente. Cuando necesitas de la aprobación de otros, de estar en el candelero, y ser vist@, está claro que es ego. En muchas ocasiones se habla que se trabaja desde el corazón, pero no es así, se trabaja desde otra perspectiva muy diferente que igual no se quiere ver.
    Un gran abrazo mi preciosa niña melillense

    ResponderEliminar
  3. Un hermoso egemplo tambian de humildad, gracias a su luz, en las grades tormentas, su luz nos guia a puerto seguro, sin importarle al farero, su propia vanidad

    ResponderEliminar
  4. Nunca mejor dicho Manuel. Simplemente da sin esperar ni aplausos ni de ser visto.
    Un gran abrazo y gracias por dejar siempre tu huellita en este espacio cielo

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.