sábado, 27 de agosto de 2011

ACEPTACIÓN


Aceptar... y dejar ir, significa dejar de pelear con la vida, aceptando a las personas, las situaciones, las circunstancias y los hechos tal como se den, incluidas decisiones y acciones del pasado, lo “malo”, así como lo “bueno”. Implica saber renunciar no aferrándonos a aquello que la razón nos dice es, en nuestras circunstancias, imposible o muy costoso de lograr. Si dejamos de luchar y de resistirnos a lo inevitable, viviremos plenamente el presente, permaneciendo abiertos a todas las opciones sin aferrarnos rígidamente a ninguna de ellas. Esto estimula la capacidad de dar respuestas creativas a la existencia, tal como es en el aquí y en el ahora.
¿Cómo saber cuando es bueno luchar y cuándo aceptar y dejar ir?.
Una de las enseñanzas de Buda, tal vez la más conocida, es que las expectativas son la causa del sufrimiento y que la forma de extinguirlo es eliminando las expectativas. Cuando dejamos de esperar que las cosas sean distintas a lo que son comenzamos a transitar el sendero de la paz interior.
La aceptación es casi milagrosa, nos permite cambiar y facilita igualmente el que lo demás también cambien, pues solo desde la aceptación de la realidad podemos iniciar caminos de transformación.
Sin los fracasos de ayer no seríamos lo que somos hoy. Evaluar nuestras acciones pasadas a la luz de lo que somos en presente no es racional, pues si volviésemos atrás con el grado de consciencia e información que teníamos en ese momento, volveríamos a cometer los errores que hoy lamentamos. Esta es también la base del perdón: la convicción de que todo ser humano actúa dentro de las limitaciones de su nivel de evolución y de sus circunstancias.
“Todo mundo hace lo mejor que puede, con lo mejor que sabe, aunque se equivoque”
Solo podemos dejar ir aquello que hemos bendecido. Al respecto podía ser útil recordar el hermoso pensamiento expresado por el poeta brasilero Machado de Assis: “La noche pasada, cuando tumbado dormía, soñé que una colmena moraba en mi corazón y que las abejas doradas hacían blancos panales y miel dulce de todos mis naufragios”.
Siempre que enfrentemos cualquier evento busquemos explicaciones más que culpas, tratando de aprender de lo que nos pase. Para todo lo que sucede hay razones que, bien aprovechadas, trabajan en favor de nuestro desarrollo como seres humanos. En cada problema hay un principio de oportunidad, que nos permite transformar cualquier circunstancia adversa, en algo positivo.
Cuando nos encontremos sufriendo ante cualquier situación hagámonos esta pregunta, ¿Qué es lo que no estoy aceptando? Al hacérnosla encontraremos la causa del sufrimiento. Para Gerardo Schmedling, reputado maestro espiritual ya fallecido, aquello que no somos capaces de aceptar es la única causa del sufrimiento. Para él, si lográramos aceptarla obtendríamos una liberación casi instantánea del dolor.
La felicidad no depende de lo que está pasando afuera, sino de la forma como reaccionamos a lo que nos suceda. Bueno o malo dependen de juicios de la mente, solo existe vida por vivir.

4 comentarios:

  1. La vida seria imposible, si todo se recordase continuamente, el secreto creo yo esta en saber elegir lo que se debe olvidar

    ResponderEliminar
  2. Desde luego cielo, habrían momentos muy dolorosos que a no ser que los aceptes y los cures al completo tan sólo te causarían dolor y tristeza, rabias, etc. Es preferible aceptar cada situación y comprender que todo tiene su motivo, curarnos de la emoción que nos haya podido provocar, y soltarlo por completo, para que si en un momento viene a la mente, no cause ya dolor ni ningún otro sentimiento cielo.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  3. Aunque es dificil dejar las cosas fluir , aceptarlas, no cabe duda que cuando lo hacemos la naturaleza se encarga de poner cada cosa en su lugar, y por supuesto es una manera de alcanzar la paz interior. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Así es Amanda. En ocasiones es necesario un trabajo de mucho tiempo para poder aceptar determinadas circunstancias en nuestras vidas, pero si conseguimos aceptarlas y dejar fluir todo como haya de fluir nos sentimos muchísimo mejor, como un gran peso que te quitas de encima.
    Gracias por tu huellita en este espacio cielo.
    Besos para ti también

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.