martes, 26 de julio de 2011

¿Qué nos podemos llevar cuando dejemos el mundo?

¿Qué nos podemos llevar cuando dejemos el mundo?

Reflexionemos con esta maravillosa historia de la india: Dunichand era un mercader muy rico, orgulloso de sus riquezas y posesiones. Por cada negocio exitoso que realizaba hacía colocar una bandera en su techo. Varias banderas ondeaban en el techo de su casa, proclamando su fortuna al mundo. Un día su Gurú le dijo:

-Hermano ¿me harías un favor?

-Por supuesto Maestro ¿qué no haría yo por ti? dijo Dunichand con gran reverencia- ordena y tu sirviente te obedecerá.

El Gurú le dijo:

-Te doy esta aguja. Todo lo que pido de ti es que la guardes en un lugar seguro, y que me la devuelvas cuando nos encontremos otra vez en el próximo mundo.

-Será mi privilegio así hacerlo-dijo Dunichand.

Llevó la aguja a su esposa:

-El gran Gurú me ha encargado guardar esta aguja con seguridad y devolvérsela a él cuando nos encontremos en el próximo mundo- le dijo a ella.

Dunichand no se percató de las implicancias de la tarea que le encomendó el Gran Gurú.

Pero su mujer le dijo:

-¿Qué te pasó? ¿cómo puedes tomar esta aguja y devolvérsela al Gurú cuando te encuentres con él en el próximo mundo? ¿Como puedes llevar esta aguja contigo?

Cuando esta comprensión le golpeo a Dunichand, exclamó:

-Es cierto ¿cómo puedo llevar esta aguja? ¡No puedo llevar nada! inclusive mis manos y mi cuerpo serán dejados atrás! ¿Cómo puedo llevar esta aguja conmigo?

Inmediatamente regresó a ver al Gurú y le dijo:

-Maestro este trabajo que me pediste que hiciera es humanamente imposible. ¿Cómo puedo hacer? ¿cómo puedo llevar esta aguja conmigo y dártela en el próximo mundo?

Entonces el Gurú le dio una mirada que le penetró el corazón y dijo:

-Si no puedes llevar contigo ni siquiera una pequeña aguja ¿de qué te valen tantos millones?

Dunichand aprendió una lección de más valor que todas sus riquezas.

Claudio María Domínguez

4 comentarios:

  1. Cuante verdad, de que valen todas las riquezas, si pierdes tu alma. no se quien lo dijo, pero es cierto, muy hermoso maria carmen

    ResponderEliminar
  2. Manuel, cuando nos vamos nos vamos sin nada, mas que con las vivencias y aprendizajes de nuestra vida, ese amor que hemos dado y recibido, las buenas obras y las no tan buenas que hayamos podido hacer, todo lo material, queda en este plano.
    me alegro que te haya gustado la reflexión cielo.
    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hermosa reflexión y que gran verdad cielo....lo único que nos llevamos de este mundo son esas lecciones como bien dices que hayamos aprendido junto con el tesoro más valioso del amor que hayamos dado y recibido. Mi abrazo,mi beso con todo mi amor.

    ResponderEliminar
  4. Así es mi preciosa niña melillense.
    Un abrazo con todo el amor de mi corazón mi cielo

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.