domingo, 24 de julio de 2011

¿Cómo superar la muerte de un ser querido?

¿Cómo superar la muerte de un ser querido?

Eso es muy difícil, porque nadie te puede decir cómo superarlo porque las palabras no te darán el consuelo para asimilar la muerte y separación de la energía que haya estado en tu corazón. Simplemente debemos de recordar que la muerte no existe.

Por desgracia estamos en un planeta donde existe el dolor, donde las cosas pasan por muchas razones que están fuera de nuestras manos. Lo mejor es tratar de estar conectado con esa persona, hablarle donde quiera que esté, decirle cuánto la amamos y que siempre va a estar en nuestro corazón. Es la única forma en la que podemos sentirnos mejor.

Además, debemos pensar que estamos ahora en un nivel físico, pero que en realidad no existen las barreras, no existen las distancias, no existe el tiempo.

¿Qué se puede hacer? Tratar de sentir en nuestro corazón cuál es la realidad, sentir que somos mucho más que cuerpo físico, que algo está ahí y el claro ejemplo es cuando dormimos, que nuestro otro cuerpo es el que vive, el que trata de tomar toda la energía, el verdadero, el que le da vida al cuerpo físico.

Sí, el cuerpo físico se acaba, pero es un cascarón, porque al final nos quedamos con el cuerpo real, el que nos limita a estar dentro de la burbuja que es nuestro mundo se acaba y vamos hacia fuera. Pero la realidad es que nunca nos separamos de nuestros seres queridos porque la energía solamente ha cambiado de forma, no ha desaparecido.

El amor es infinito e infinitamente seguiremos unidos a ellos, aun cuando parezca que materialmente no lo estamos. Aunque ya no veamos a nuestros seres queridos, podemos sentirlos con el corazón y seguir deseándoles lo mejor, ellos en todo momento nos estarán escuchando y se alegrarán de saber cuánto los amaremos.

Recibido de mi amigo Daniel Heber

6 comentarios:

  1. Preciosa entrada la tuya mi apreciada amiga, pase a visitat tu blog y fue un honor. desde Jaén un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razon tienes, mari carmen, yo hablo con ella, aunque yo crea que no me oye, yo tengo sus cenizas enterradas, en el abeto, que ya esta enorme, y siempro que lo riego hablo con ella, de mis problemas, y de los nietos, si me escucha bien y si no me escucha tambien.

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por tu visita Miguel. Es un auténtico honor para mí el que te hayas pasado por este espacio y dejes tu preciosa huella.
    Te mando un fortísimo abrazo desde Barcelona

    ResponderEliminar
  4. Manuel cielo, ella siempre está escuchándote. Cada cual es libre de elegir creer o no, pero cuando entras en la esencia del propio ser, y te das cuenta de lo que verdaderamente eres, te aseguro que si hay alguna duda se quita por completo, entiendes lo que realmente eres, y que sólo desaparece el cuerpo, pues la esencia nunca muere.
    Un fortísimo abrazo con todo mi corazón Manuel.

    ResponderEliminar
  5. Mi querida Mª Carmen: Es una consoladora entrada que debemos de tener siempre presente para cuando se nos presente ese dolor. Es verdad que lo importante es lo que vive dentro nuestra. Ese cuerpo o esa alma que jamás morirá y nos hace estar en comunicación con los seres queridos.

    Gracias por publicarla.

    Brisas y besos.

    ResponderEliminar
  6. Mi preciosa Malena, ¡¡¡no sabes la alegría tan grande que me da el verte!!! tienes siempre unas palabras preciosas en las que dejas traslucir todo lo maravilloso de tu ser.
    Gracias con todo mi corazón por visitar este espacio cielo. Pasar por el tuyo es siempre un gran placer y aprendizaje.

    Un abrazo con todo el amor de mi corazón cielo

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.