miércoles, 20 de julio de 2011

¿Cargás peso sobre tus espaldas?

¿Cargás peso sobre tus espaldas?

El maestro nos había pedido que lleváramos papas y una bolsa de plástico; nadie sabía lo que íbamos a hacer con ellas, sólo nos había adelantado que el tema a tratar iba a ser “resentimiento y perdón”.

Ya en clase nos hizo elegir una papa por cada persona que guardáramos resentimiento; luego nos hizo escribir su nombre en ella y guardarla dentro de la bolsa. A la mayoría nos habían quedado bolsas realmente pesadas.

El ejercicio consistía en que durante una semana lleváramos con nosotros a todos lados esa bolsa de papas.

Los días pasaban y la condición de las papas se iba deteriorando; además era muy fastidioso acarrear esa bolsa en todo momento, tenía que prestar atención siempre para no olvidarla en ningún lado, y por ocuparme tanto de ella, desatendía cosas que eran más importantes.

Este ejercicio me ayudó a darme cuenta el peso que cargaba a diario, mucho dolor, bronca y negatividad. Me di cuenta que todos tenemos papas pudriéndose en nuestra mochila y no nos damos cuenta, o nos damos cuenta cuando ya es muy tarde…

Perdonar a cada una de las personas y dejar esas papas de una vez, ya en el tacho de la basura, me llenó de paz y calma, alimentando y sanando mi alma.

La conclusión en clase fue que la falta de perdón es como un veneno que tomamos a diario, de a pocas gotas, pero que finalmente nos termina envenenando.

Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro, sin darnos cuenta de que los únicos beneficiados somos nosotros mismos.

“No es necesario que sepas cómo perdonar, sólo alcanza con estar dispuesto a hacerlo, de todo lo demás se ocupará el Universo”.

Para reflexionar

Si hicieras el ejercicio ¿Cuántas papas deberías colocar en tu bolsa?

¿Cómo te sentís llevando ese peso cada día en tu espalda?

¿Qué harías, a partir de este momento, para ir alivianando el peso hasta no cargar con NADA?

Confiá que podés, animate y tomá la decisión de ser LIBRE, de no cargar con mochilas cada día de tu vida, porque de ser así ¿Cuánto tiempo más podrás soportar esa carga que no te pertenece?

No permitas que las papas se deterioren y se pudran… actuá ya mismo, es hora de abandonar todo resentimiento, ser sinceros con los demás y con nosotros, pedir perdón de todo corazón y comenzar a vivir una vida con libertad interior.

Recuerda que no hay tiempo, la vida es Ahora y hay que disfrutarla plenamente.

Claudio María Domínguez

2 comentarios:

  1. Yo no he tenido nunca ese problema, mari carmen, como no soy rencoroso, si he dicutido, con amigos, o familiares, enseguida se me ha olvidao, de veras no guardo rencor, por supuesto que tengo penas, pero la vida, me ha dado mas que me ha quitao, y ami manera estoy bien.

    ResponderEliminar
  2. Manuel cielo, me alegro muchísimo por ti. Cuanto menos carga se lleva a la espalda mejor se vive, pero la mochila en la espalda se puede cargar de muchas cosas cielo, no sólo de rencor.
    Muchísimas gracias por comentar precioso.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.