domingo, 26 de junio de 2011

Papá, no me pegues...

Papá, no me pegues...

Papá, no me pegues, tus golpes no solo hieren mi cuerpo, golpean mi corazón, me hacen duro y rebelde, terco, torpe y agresivo. Tus golpes me hacen sentir miserable, pequeño e indigno de ti.
Mi héroe, me llenan de amargura, bloquean mi capacidad de amar, crecen mis temores y nace en mí el odio.
Papi, tus golpes me alejan de ti, me enseñan a mentir, cortan mi iniciativa y mi alegría.
No me golpees más, soy débil, indefenso ante tu fuerza. Tus golpes inundan mi camino, sobre todo en mi alma. La fuerza de tu brazo es superior a la fuerza de tus golpes. Si crees que no te entiendo aún, te lo prometo, pronto lo haré.
Más poderosos que tus golpes, más efectivos y grandiosos, son tu afecto, tus caricias, tus palabras y tus besos.
Papito, tu grandeza no está en el poder de tu fuerza física, eres mucho más cuando no necesitas de ella para guiarme.

Sólo abrázame, permite seguir siendo mi héroe para toda la vida.

Mariano osorio

2 comentarios:

  1. Extremecedor y real cielo ya que todavía siguen existiendo cosas así. Ojalá no fuera así. La violencia sólo crea de lo mismo. El amor lo cambia todo, porque con amor todo se aprende. Un abrazo con todo el amor de mi corazón.

    ResponderEliminar
  2. Lo es mi preciosa niña melillense. Hoy sentí colgarlo, pues aunque lo había leído en otras ocasiones, hasta el día de hoy no había sentido ponerlo aquí. Deseo con todo mi corazón que le pueda servir a muchas personas.
    Otro gran abrazo con todo el amor del mío mi cielo.

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.