martes, 31 de mayo de 2011

DESAYUNO CON AMOR


Soy madre de 3 niños (de 14, 12 y 3 años) y acabo de terminar mi educación superior. La última asignatura que tuve fue Sociología.
La profesora estaba absolutamente llena de cualidades que yo considero que todo ser humano debería tener.
Su último proyecto se llamó "Sonríe". Nos pidió a todos los estudiantes que saliéramos a sonreírle a tres personas y documentáramos sus reacciones.

Yo soy una persona muy amable por naturaleza y siempre sonrío y saludo a todo el mundo, por lo tanto pensé que sería algo facilísimo.

Nos acababan de asignar ese proyecto, cuando mi esposo, mi hijo menor y yo fuimos a McDonald's una fría mañana de marzo. Era nuestra forma de compartir tiempo con nuestro hijo. Y estábamos en la fila esperando a ser atendidos, cuando repentinamente todo el mundo a nuestro alrededor comenzó a hacerse a un lado, incluso mi esposo.
Yo no me moví... un pánico aterrador se apoderó de mí cuando me volví para ver por qué se habían retirado ellos. Al volverme olí el más horrible hedor de cuerpo humano y allí parados detrás de mí había dos pobres vagabundos. Al mirar al señor más pequeño y cercano a mí, él estaba "sonriendo".
Sus preciosos ojos azules como el cielo, estaban llenos de luz de Dios y buscaban aceptación. Él dijo: "Buen día" mientras contaba unas monedas que había estado apretando en su mano. El segundo hombre jugaba con sus manos, parado detrás de su amigo. Me di cuenta que el segundo era retrasado mental y el señor de los ojos azules era su salvación. Contuve las lágrimas parada al lado de ellos.
La cajera les preguntó qué deseaban. El respondió "Solamente café señorita" pues era todo lo que podían permitirse. (Si querían sentarse en el restaurante para calentarse un poco, tenían que consumir algo, ellos sólo querían calentarse).
En ese momento sentí realmente una compulsión tan grande, que casi abrazo al hombrecito de ojos azules y justo me di cuenta que todos los ojos del restaurante estaban fijos en mí, siguiendo y juzgando cada uno de mis movimientos.
Sonreí y le pedí a la cajera que me diera dos desayunos más en una bandeja aparte. Me dirigí a la mesa más lejana que ellos habían escogido para sentarse. Coloqué la bandeja en la mesa y puse mi mano sobre la mano helada del caballero de los ojos azules. El me miró y con lágrimas en los ojos dijo "Gracias"
Me incliné y acaricié su mano y le dije: "Yo no he hecho esto por usted. Dios está aquí actuando a través de mí para darle a usted esperanza."
Comencé a llorar mientras caminaba a sentarme con mi esposo y mi pequeño hijo.
Cuando me senté, mi esposo me sonrió y me dijo "Por eso Dios te entregó a mí cariño, para darme esperanza."
" Nos cogimos de las manos y en ese momento supe que, solamente por la Gracia de Dios que nos ha sido dada, nosotros podemos dar.
Ese día me fue mostrada la Luz pura del dulce amor de Dios.
Volví a la universidad con esta historia y era el último día de clases. Entregué "mi proyecto" y la profesora lo leyó. Me miró y preguntó ¿Puedo compartir esto? Asentí mientras toda la clase le prestaba atención.
Comenzó a leer y fue cuando supe que como seres humanos y siendo parte de Dios, compartimos esta necesidad de sanar a la gente y de ser sanados. A mi manera había emocionado a la gente en McDonald's, a mi esposo, a mi hijo, a la profesora y a cada uno que estuvo en el salón en la última clase que tuve como estudiante.
Me gradué con una de las lecciones más grandes que jamás olvidaré:
ACEPTACIÓN INCONDICIONAL.
Mucho amor y compasión es enviado a todos y cada uno que lea esto y que aprenda a
AMAR A LA GENTE Y USAR LAS COSAS,
Y NO AMAR A LAS COSAS Y USAR A LA GENTE.
Mucha gente entrará y saldrá de tu vida, pero sólo verdaderos amigos dejarán huellas en tu corazón.
Para tratarte a ti mismo, usa tu cabeza, para tratar a otros, usa tu corazón.
* Dios le da comida a todas las aves, pero no se la pone en sus nidos *
Desconozco su autor

2 comentarios:

  1. Una bonita historia con un mensaje hermoso.

    Sonreir cuesta bastante cuando a lo largo de la vida perdimos de alguna forma esa sonrisa que de niños se dibujaba tan facilmente en nuestro rostro.

    Sin emabrgo siento de corazón que esa sonrisa sigue permaneciendo en nosotros si somos capaces de volver a ser inocentes y sobretodo vulnerables, con esa capacidad de poder ser dañados... en realidad el verdadero daño es el propio, el que nosotros mismos nos creamos con esa mente que pesa tanto con el paso de los años.

    No estamos muy lejos del prójimo y casi diría que si realmente queremos conocernos o encontrar a Dios... hemos de encontrarnos con ese prójimo, tenga el aspecto que tenga, para que él nos ponga la prueba que justamente necesitamos.

    Un abrazo y gracias por esta entrada.

    ResponderEliminar
  2. Hola Goyo. Sé muy bienvenido al blog. Estás en tu casa.
    Estoy muy de acuerdo contigo. Creo que la mejor forma de encontrar esa sonrisa, de encontrar ese amor de Dios, por un lado es interiorizando con nosotr@s mism@s y en la esencia de amor que realmente somos, y por otro lado, en el día a día, dejando de lado esa mente, ese juzgar, esos prejuicios, y obrar en acuerdo con esa esencia que somos, independientemente de todo lo demás.
    Gracias enormes por tus sabias palabras y por dejar tu huella en este blog, para beneficio de todas las personas que por aquí pasan.
    Un abrazo enorme Goyo.

    ResponderEliminar

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.