jueves, 3 de marzo de 2011

Pensamientos del maestro Facundo Cabral


 Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿Por qué te preocupas tanto? Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra que es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el universo está siempre dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias. Cada mañana es una buena noticia, cada niño que nace es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia. De mi madre aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo, ahora mismo le puedes decir basta a los hábitos que te destruyen, al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan cada mañana, a los que quieren dirigir tu vida. Ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo. Que nada te distraiga de ti mismo, enciende tu luz interior y ya nada lo podrá apagar, entonces brillarás con luz propia. Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día.

Si quieres recuperar la salud abandona la crítica, el resentimiento y la culpa responsables de nuestras enfermedades. Perdona a todos y perdónate, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza y por lo tanto para el cuerpo que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica que te hace juez (agotadora y vana tarea) y cómplice de lo que te disgusta. Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. No es más rico quien más tiene… sino quien menos necesita. Solo lo barato se compra con dinero. Mano ocupada mano perdida, el conquistador por cuidar su conquista se convierte en esclavo de lo que conquistó.

A Diógenes le causaba tanta gracia ir al mercado y ver cuantas cosas había que él no necesitaba, decía: San Francisco lo que tal vez sea la fórmula de la felicidad. Deseo poco, o lo poco que deseo, lo deseo poco…

Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser será, y sucede naturalmente, contagia a los demás con tu alegría y serás un artista humilde y agradecido, libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente como debe ser. Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso. Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye hay millones de caricias que alimentan la vida. Hay una sola religión, la del amor; un solo lenguaje, el del corazón, una sola raza la humanidad, un solo Dios y está en todas partes.

Borra el pasado para no repetirlo, para no tratarte como te trataron ellos; pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas. Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo.

Feliz día






No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

*Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.

* Se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.